home
navigate_next
Blog
navigate_next

Este año llegamos lejos

Este año llegamos lejos
Esaú Mondragón
La Fase Oparin de Skills.tech: la etapa de inestabilidad por el cual hemos atravesado y donde validar nuestro producto se volvió la obsesión evolutiva y de supervivencia más importante.
Este año llegamos lejos

Quiero comenzar este artículo haciendo un disclaimer. Siempre he creído que, a raíz de haber crecido en el campo rodeado de flora y fauna, antes que mi amor por el mundo startupero y por los negocios, surgió mi amor por el storytelling y la biología. De modo que, para ilustrar mejor lo que estos años siendo director de marketing en Skills.tech me han enseñado, usaré metáforas narrativas combinando estas dos disciplinas.

Arrancábamos nuestro viaje por el sector educativo y de empleabilidad hace casi cuatro años, en 2019, bajo el MVP de proveer educación de calidad en ciencia de datos mientras conectábamos a nuestros estudiantes con oportunidades de empleo en la industria tecnológica. Desde entonces el camino no fue precisamente fácil. En cualquier ecosistema, conseguir un lugar y hacerse de un nombre toma su tiempo. Ahora mismo seguimos en esa etapa inicial a la que yo le llamo la Fase Oparin, en honor al biólogo ruso (Alexander Ivanovich Oparin, 1894 – 1980) padre de la teoría sobre el origen de la vida.

Según Oparin, la competencia, la velocidad de crecimiento celular, la supervivencia del más apto, la lucha por la existencia y, finalmente, la selección natural determinaron la forma de organización material característica de los seres vivos modernos.

Entendido desde ese lado y desde un punto de vista personalísimo, la Fase Oparin es esa etapa inestable por el cual atraviesan todos los emprendimientos desde que salen al mercado y hasta que alcanzan el preciado Product-Market Fit. Validar nuestro producto, entonces, se volvió la obsesión evolutiva y de supervivencia más importante. A continuación, hago un recuento de esas mutaciones experimentadas únicamente durante el 2022 y que, indudablemente, darán forma a la sopa que se sigue cocinando.

Durante estos años de resiliencia hemos pivotado, hecho infinidad de experimentos y tomado riesgos estrepitosos a partir de los datos que arrojaban nuestros estudios. A casi cuatro años de su fundación por los hermanos Cevada, Ricardo y Zuriel, Skills.tech ahora mismo opera bajo un modelo híbrido entre Acuerdo de Ingresos Compartidos (AICs), pagos diferidos y upfront. Modelo que, además, de no ser por el respaldo de alianzas educativas, tecnológicas y financieras conseguidas a lo largo de este y años pasados (Instituto del Futuro de la Educación del Tec de Monterrey, AWS EdStarts, BBVA Momemtum, Secretaría de Educación Pública o SEP, BIDLab y la Universidad de California) hubiera sido muy difícil sostener.

Así mismo, lo largo de este año y con ayuda del core team, iteramos nuevamente la triple hélice que compone el ADN de la misión de Skills.tech. Por el lado 1)tecnológico y 2)educativo se gestó un sólido y vigente programa de estudios en ciencia de datos avalado por la SEP y basado en problemáticas reales, así como una red de profesores vinculados al sector tecnológico y provenientes de universidades como el Tec de Monterrey, la UNAM y el Politécnico Nacional; y, por el lado de la 3)empleabilidad, se comenzó a implementar un sistema se seguimiento individual y empoderamiento emocional para reducir las tasas de desempleo y deserción de nuestros alumnos, así como el desarrollo de una plataforma y bolsa de trabajo que busca vincular a las mejores empresas del sector con nuestros egresados.

Pero el cambio no solo fue interno, con miras al crecimiento fuera de nuestras fronteras y evitar lo que en biología se conoce como Enanismo Insular, los datos arrojados por nuestros experimentos nos obligaron también a modificar el exterior: la marca.

El Enanismo Insular es un proceso evolutivo que tienden a sufrir las especies animales en entornos cerrados de pequeño tamaño, como islas, y por el que tienden a desarrollar una disminución de tamaño para adaptarse a la limitación de recursos.

Así que, siendo fieles a nuestra filosofía de que con datos todo y sin datos nada, los números que obtuvimos nos avisaron sobre lo desactualizados que estábamos del mercado educativo y tecnológico en temas de lenguaje, comunicación y percepción de marca ante nuestros competidores y usuarios.

Skills For Industry: Logo y nombre de la startup desde 2020 a 2022.

Entonces, tomamos la decisión difícil no de un rediseño, sino de un cambio completo de nombre y de look and feel, parte de esa tarea recayó en mi. Proponer por lo menos un par de logos, paleta de colores, mensajes y fuentes tipográficas que, como todo en esta startup, se someterían a experimentación para medir la aprobación y engagement de cada propuesta. Y entonces, finalmente, el 22 de julio de 2022, anunciamos al mundo que, de ahora an adelante, seríamos Skills.tech. Una marca más fresca, más amigable, más responsiva y, en resumen, más resistente a las inclemencias.

Logo oficial de Skills.tech inspirado en corchetes tipo llave y pendiente de 35 grados.

Las consecuencias de esta apuesta llegaron pronto, de acuerdo al último reporte realizado en días pasados, el número de matriculados y graduados, cercano a los 700 estudiantes, logró emplearse en empresas nacionales e internacionales como CEMEX, AWS, Accenture y DiDi. Todos ellos provenientes de países como Colombia, Chile, Argentina, Perú, Ecuador, El Salvador, Bolivia, México e incluso España, Japón, Alemania, Nueva Zelanda y Estados Unidos. Pero eso no es todo, los datos  también arrojaron que el 94% de los egresados que se emplea, lo hace en un periodo menor a 3 meses con un sueldo de hasta 4 veces la media regional.

Quien está dedicado a la tecnología sabe que el futuro no es utópico y que, por muy inevitable e inesperado que sea, podemos describirlo, predecirlo y prescribirlo. Diseñar y enseñar de esta manera ha obligado al core team a aplicar este modelo a cada uno de los miembros.

El pasado noviembre, después semanas continuas de mejorar resultados en crecimiento y desarrollo de producto, Skills.tech fue seleccionada para integrar el Batch 15 de Skydeck, la aceleradora de startups de la Universidad de California en Berkeley. Vincularnos a esta institución educativa de clase mundial no solo significa la confianza y validación que puede brindar a nuestra propia academia de datos, sino todo el networking, mentoría y asesoramiento al que podamos acceder; así como el impulso económico derivado de la financiación que hemos recibido y que nos permite seguir operando y penetrando el mercado latinoamericano.

El esfuerzo conjunto y por separado de cada uno de los inversionistas, alianzas estratégicas, alumnado, profesorado y miembros centrales como Ricardo Cevada (CEO), Zuriel Cevada (CTO), Juan Pablo (Head of Tech), Luis Zorrilla (Head of Growth), Esaú Mondragón (Head of Marketing), Valeria González (Head of Finance), Arturo Tellez (Head of Education), Javier Vazquez (Head of Customer Success) y staff en general es lo que, por experimentación o accidente, sigue dando forma a este proyecto educativo y de empleabilidad. De modo que, a nadie le sorprenda si muy pronto el nombre de Skills.tech aparece como la primera unicornio EdTech de América Latina.

arrow_back
Back to blog